Risotto de Calabaza con Pistaches

Tenía dos semanas con una calabaza de Castilla en mi despensa, saboreándome todo lo que podía preparar con ella. Primero pensé en hacer calabaza en tacha, pero todavía tengo 4 kilos encima que no he bajado de mi embarazo, así que decidí ahorrarme las calorías y buscar otro platillo. Después pensé en una crema de calabaza con pepitas enchiladas y esa idea sigue presente, pero hace no mucho descongelé un poco que sobró de la última vez que la preparé, así que no me urge volver a comerla, probablemente la próxima semana o la siguiente.

Me encontré recetas para preparar ensalada con calabaza a la parrilla y queso roquefort, pay de queso con calabaza, flan de calabaza y panqués de manzana con calabaza. Y todo suena delicioso, pero no era lo que estaba buscando en esta ocasión.

Uno de los platillos que más me gusta cocinar y comer es el risotto. Desde que lo probé por primera vez me enloquecí con el y compré cada libro de risotto que me encontraba, hasta que tuve 5 diferentes y me di cuenta que la base de todos los risottos es la misma.  Y la belleza de este plato es que lo podemos hacer a nuestro gusto, con los ingredientes que tengamos a la mano. Así que decidí hacer un risotto de calabaza.

Comencé por rostizar la calabaza, pero si encuentras puré de calabaza sin condimentar en lata, te puede servir perfecto para esta receta.

Partimos la calabaza a la mitad y se le retiran las pepitas con una cuchara, después de parte en trozos grandes y se acomodan en una charola para hornear. Rociamos con un poco de aceite de oliva, sal y pimienta y se rostiza en el horno por una hora.

Se deja enfriar un poco la calabaza y cuando esté manejable sacamos la pulpa con la ayuda de una cuchara, dejando solamente la cáscara. Utilicé parte de la pulpa para este risotto y el resto la puse en una bolsa resellable y la metí al congelador para utilizarla en el futuro.

Se derrite un poco de mantequilla en una olla con el fondo grueso, que son las mejores para preparar risotto. Salteamos la cebolla hasta que esté transparente, este es un paso muy sencillo, tanto, que me distraje y se me doró la cebolla, pero no afectó al final porque la calabaza tiene un intenso color amarillo que lo disfrazó.

Agregamos el arroz arborio y se integra con la cebolla y la mantequilla. Cada grano de arroz debe de estar cubierto con un poco de la mantequilla y al minuto de que está en al olla aparece un punto blanco en el centro del arroz. Este es el momento de agregar vino blanco y con una pala de madera remover lo que se haya pegado al fondo de la olla.

Añadimos la pulpa de la calabaza de castilla al arroz.

Se pica un poco de salvia fresca y se agrega también a la olla.

Agregamos el caldo de verduras o de pollo o el agua, de cucharón en cucharón, moviendo suavemente pero de manera constante para que el arroz vaya soltando el almidón. Continuamos agregando caldo y moviendo hasta que el arroz quede al dente, es decir, un poco firme pero sin que se pegue a los dientes. Sazonamos con sal y pimienta.

Tostamos los pistaches y los picamos ligeramente. Finalmente agregamos la mitad de estos pistaches a la olla junto con el queso parmesano rallado, un poco más de mantequilla y un poco más de caldo.

Lo pasamos a un platón de servir y lo decoramos con los pistaches restantes.

Risotto de Calabaza con Pistaches

6 porciones

Ingredientes:

2 tazas de pulpa de calabaza, de una calabaza rostizada
2 cucharadas de aceite de oliva
4 cucharadas de mantequilla sin sal
1/2 cebolla mediana, picada finamente
2 tazas de arroz arborio
1/2 taza de vino blanco seco
10 hojas de salvia fresca
6 tazas de caldo de verduras, caldo de pollo o de agua
100 gr. de pistaches pelados, tostados
1/2 taza de queso parmesano rallado
Sal
Pimienta negra recién molida

Preparación:

  1. Prender el horno a 180°C.
  2. Partir la calabaza a la mitad con la ayuda de un cuchillo filoso. Con una cuchara retirar las pepitas y la pulpa que está pegada a las pepitas. Cortar en trozos grandes la calabaza y acomodarlos en una charola para hornear. Rociar con el aceite de oliva, sazonar con sal y pimienta y hornear por una hora.
  3. Sacar del horno y dejar enfriar 10 minutos. Con una cuchara sacar la pulpa de los trozos de calabaza y reservarla en un tazón.
  4. Poner a hervir el caldo de verduras y una vez que hierva, bajar el fuego y mantenerlo caliente.
  5. En otra olla con el fondo grueso, derretir dos cucharadas de mantequilla y saltear la cebolla hasta que esté transparente.
  6. Agregar el arroz y cocinarlo por uno o dos minutos hasta que cada grano de arroz esté cubierto de mantequilla y se le vea un punto blanco en el centro.
  7. Añadir el vino blanco y dejar hervir hasta que casi se absorba completamente.
  8. Agregar la pulpa de la calabaza, la salvia picada y un cucharón del caldo. Con una cuchara de madera mover el arroz suavemente y de manera constante hasta que el caldo se haya absorbido. Agregar más caldo y seguir moviendo de nuevo hasta que se absorba. Repetir la operación hasta que el arroz esté al dente, es decir, que se sienta un poco firme al morder, pero sin que se pegue a los dientes. Sazonar con sal y pimienta.
  9. Picar los pistaches, no muy finos y añadir la mitad a la olla junto con el queso parmesano, la mantequilla restante y un poco más de caldo. Mezclar hasta que todo se integre y la mantequilla se derrita completamente.
  10. Pasar a un platón de servir y rociar con los pistaches restantes.

Dip de Pimientos con Garbanzos

Una de mis salsas favoritas por su facilidad de prepararla y por que se puede conservar en el congelador es la salsa Romesco, una salsa deliciosa de la cocina española que se puede utilizar para servir con pescado o con pollo. Una variación a esta salsa es este dip de pimientos. Casi todos los ingredientes los podemos encontrar en la despensa y lo podemos servir con verduras, galletas o pan.

Necesitamos pimientos rojos, estos pueden ser de lata o naturales. Los naturales hay que asarlos para quitarles la piel y las semillas. Una lata trae aproximadamente 3 pimientos rojos medianos.

Ponemos los pimientos, garbanzos, nueces tostadas, jitomates secos, vinagre de jerez y limón en el procesador.

Mientras se muelen los ingredientes, agregamos el aceite de oliva.

Esta es la consistencia del dip, un poco espesa, si quedara muy líquido se pueden agregar un poco más de garbanzos.

Lo serví con pepinos y galletas integrales.

 

Dip de Pimientos Rojos con Garbanzos

Ingredientes:
1 lata de pimientos rojos de 390 gr., escurridos
1/2 taza de garbanzos cocidos, de una lata, escurridos
1/2 taza de nueces de castilla, tostadas
2 jitomates deshidratados
2 cucharaditas de vinagre de jerez
el jugo de 1 limón
2 cucharadas de aceite de oliva
Sal
Pimienta negra recién molida
Preparación:

  1. Poner los pimientos rojos, garbanzos, nueces, jitomates deshidratados, vinagre y jugo de limón en un procesador de alimentos. Sazonar con sal y pimienta y moler hasta obtener un dip espeso.
  2. Con el motor andando, agregar el aceite de oliva.
  3. Pasar a un tazón de servir y acompañar con verduras o con galletas.

Conservar la flor de calabaza

Cada vez que compraba flor de calabaza sabía que tenía que limpiarla y cocinarla ese mismo día, pues de lo contrario las flores se comenzaban a marchitar. Le he comenzado a comprar frutas y verduras a un señor que las compra en la central de abastos y me las entrega en mi casa, y como es costumbre, le encargué flor de calabaza (me encanta cenar quesadillas de queso oaxaca con flor de calabaza). Esta semana, se me olvidó por completo la flor en el refrigerador y ayer me acordé que la había comprado. Para mi sorpresa, cuando saqué la flor del refrigerador, seguía muy bonita. Y ya vi cual es el truco para conservarla. Primero hay que envolverla en periódico o en algún otro tipo de papel, y después hay que meterla en una bolsa de plástico. De ahí al refrigerador y en este caso me aguantó 4 días sin problema.

Bienvenidos

Estoy emocionada por el comienzo de esta nueva etapa en mi vida profesional. Cree este blog para poder seguir en contacto contigo a través de mis recetas. Lo nuevo es que ahora me vas a poder dejar comentarios y ten por seguro que los voy a leer todos.

Dejé la televisión hace exactamente un año, con mucho pesar, pues me encantaba lo que hacía. Pero tuve que hacerlo pues mi familia estaba totalmente abandonada por mi. En este tiempo estuve embarazada y di a luz a mi tercera princesa. Ahora voy a poder seguir conectada contigo, creando nuevas recetas y además podré apapachar a mi familia, pues creo que el tiempo que paso con ella es el mejor tiempo invertido.

Este blog está nuevecito y aunque principalmente voy a poner recetas, no quiero cerrarme a también hablarte de las cosas que me gustan, viajes culinarios que he hecho, y alguna que otra cosa que valga la pena contar.

Gracias por seguir conmigo en este nuevo camino.