Ensalada de Kale y Quinoa

Ahora que esta comenzando el año uno de los propósitos, que creo que comparto con algunas personas por ahí, es el de comer más sano, por lo menos por unos días para quitarnos la culpa sobre todos los buñuelos que comimos en el maratón Guadalupe Reyes. Aquí entra esta ensalada, que se puede comer como plato fuerte, ya que contiene quinoa la cual tiene una alta cantidad de proteína vegetal.

Continue reading “Ensalada de Kale y Quinoa”

Panques de Platano

IMG_2689.JPGEste es el mejor uso que se le pueden dar a plátanos que estén maduros. De hecho siempre compro algunos de más con la esperanza de que no se los coman todos y me dejen unos para hacer estos panqués. Los plátanos deben de tener ya manchas cafés en la cáscara y no importa si por dentro tienen una que otra mancha. Si por algo tienes plátanos que ya están en su punto y no tienes tiempo de hacer los panqués, puedes envolver cada plátano pelado en plástico y congelarlos todos dentro de una bolsa. Cuando los quieras preparar descongela los plátanos a temperatura ambiente por un par de horas.
Esta es una receta que pueden hacer los niños fácilmente ya que no se necesita batidora y todo puede mezclarse en un solo tazón. Y también puede hornearse en un solo molde si quieres un pan de plátano. Continue reading “Panques de Platano”

Granola

DSC_2507Desde hace varios años tomé la decisión junto con mi esposo de no comprar más cereales de caja, la razón es porque creo que no son nutritivos y si pueden tener muchas calorías, es más, tengo la firme creencia de que comer cereales de caja es como comer cartón. Así que buscando con que reemplazar estos cereales empecé a preparar mi propia granola y he preparado muchas variaciones, pero creo que ya encontramos una que nos gusta a todos. Hoy en día siempre tengo un contenedor con esta granola que mis hijas pueden accesar cuando tienen hambre y es mucho más nutritiva que cualquier galleta. Además está deliciosa para el desayuno con yogurt y fruta o con un poco de leche.

Continue reading “Granola”

Avena con Blueberries y Nueces

 

Pues convencí a mis hijas de volver a comer avena, no se si fue porque de verdad se les antojó o por lo emocionada que estaba yo al prepararla. No lo hice entre semana que estamos corriendo para salir a la escuela, sino en fin de semana que tengo más tiempo para preparar el desayuno e incluso a unas pequeñas ayudantes que siempre tienen ganas de aprender a cocinar. Era un día gris, nublado y lluvioso y de verdad que se nos antojaba desayunar algo caliente y avena era la opción perfecta.

Decidí ponerle plátanos y blueberries y las nueces para darle un toque crujiente, pero creo que otras buenas opciones son plátano, fresas y almendras o higos con miel de abeja y amaranto. Ya las probaré más adelante.

Dependiendo de tu gusto puedes preparar la avena con agua o con leche, a mi me gusta utilizar leche de almendras y le pongo mitad leche y mitad agua, así no queda tan cremosa ni tan aguada. Si no encuentras miel de maple natural puedes sustituirla por azúcar moscabado.

Continue reading “Avena con Blueberries y Nueces”

Espárragos con Vinagreta de Echalotes

Preparo espárragos asados por lo menos una vez cada 15 días en mi casa y generalmente no les pongo más que aceite de oliva, sal y pimienta y los pongo en una plancha hasta que quedan dorados. Puede que un día les exprima un poco de jugo de limón antes de servirlos, sobretodo si están muy dorados. Si tengo visitas los preparo con tocino y piñones, pero para el diario se me ocurrió variarle un poco y les puse una vinagreta a los espárragos saliendo de la plancha y un poco de nueces de castilla para darles un toque crujiente.

Generalmente busco espárragos delgados, los más gruesos tienden a tener tallos muy fibrosos y muy difíciles de comer, hay que pelarlos para que los podamos servir. Y como no tengo tiempo para ponerme a pelarlos si no hay espárragos delgados mejor no los compro.

Estos espárragos son buen acompañamiento para carne o pollo asado o los puedes servir como primer tiempo también.

Continue reading “Espárragos con Vinagreta de Echalotes”

Nueces Glaseadas

Finalmente decidí cuales van a ser mis regalitos de Navidad. Nueces glaseadas. Y en esta época nunca sobran pues son perfectas para la botana o para ponerlas en una ensalada. Así que compré varios kilos de diferentes nueces e hice estas nueces glaseadas a las que le puse azúcar morena, sal y pimienta de cayena para que piquen un poco.

Empezamos con una mezcla de nueces que tienen nueces de la india, almendras, pepitas, nueces y cacahuates. Todos crudos y sin rostizar.

Después mezclamos crema espesa para batir, azúcar morena o moscabado, sal y pimienta de cayena.

Con esta mezcla cubrimos las nueces y revolvemos para que cada nuez quede cubierta con esta crema.

Las extendemos en una charola para hornear y las metemos al horno por 25 a 30 minutos, moviendo cada 5 minutos para que no se quemen.

Al sacarlas del horno hay que pasarlas a otra charola cubierta con papel encerado y separarlas con dos tenedores para dejarlas enfriar.

Finalmente las dividimos en bolsitas y las cerramos con un listón.

 

Nueces Glaseadas

 

Ingredientes:
1 kilo de una mezcla de nueces como nuez de la india, almendras, nueces, cacahuates y pepitas
3/4 taza de crema espesa para batir
1 taza de azúcar moscabado
1 1/2 cucharaditas de sal
1/2 cucharadita de pimienta de cayena
Aceite para engrasar la charola

 

Preparación:
  1. Precalentar el horno a 180°C.
  2. Preparar dos charolas para hornear barnizandolas con aceite para evitar que las nueces se peguen a la hora de hornearse.
  3. En un tazón mezclar la crema, azúcar morena, sal y pimienta de cayena. Cubrir las nueces con esta crema y mezclar con una cuchara hasta que toda la crema esté distribuida en todas las nueces.
  4. Extender las nueces en una sola capa en las charolas preparadas y meterlas al horno. Mientras están en el horno hay que moverlas cada 5 minutos para que se doren parejo y a la mitad de la cocción hay que intercambiar las charolas de lugar.
  5. Sacarlas del horno y en seguida pasarlas a dos charolas cubiertas con papel encerado, dividiendo con dos tenedores las nueces para que no estén muy pegadas.
  6. Dejarlas enfriar completamente y separar las nueces que se hayan pegado.
  7. Dividirlas en bolsas o en un contenedor cerrado donde pueden durar hasta dos semanas en la despensa.