Sopa de Zanahorias Rostizadas

En esta versión de la clásica sopa de zanahorias, las zanahorias y la cebolla  se rostizan en el horno antes de molerlas, eso realza su sabor y saca su lado dulce. Es suficiente cremosa por si sola, no agregamos el yogurt por eso, más bien es por el contraste de la acidez con lo dulce, la vuelve más interesante. Si tienes a la mano puedes agregar un poco de tomillo fresco a la hora de licuarla. Continue reading “Sopa de Zanahorias Rostizadas”

Sopa de Calabaza

Creo que en México no sentimos el cambio de estaciones tan radical como en el noreste de Estados Unidos y lo que más me gusta de este cambio son las costumbres que vienen con él. El otoño en especial es hermoso, pues los árboles van cambiando gradualmente de color y las hojas cambian del verde, al amarillo, al naranja y al rojo. Y con el frío que comienza a sentirse solo quiero cocinar sopas y comerlas todo el día. Una sopa que es muy típica en esta temporada es la sopa de calabaza y en alguna ocasión ya había dado una receta muy parecida pero con camote, básicamente podemos hacerla con cualquiera de las dos verduras.

Para decorarla y darle un toque crujiente preparé unas pepitas con chile piquín y azúcar morena. Esta sopa se puede congelar perfectamente bien por 6 a 8 meses, solo que no hay que ponerle la crema espesa hasta el momento de servirla.

Continue reading “Sopa de Calabaza”

Crema de Pimientos Rojos

Los mexicanos consumimos muchos pimientos, de todos los colores que encontremos en el mercado, somos uno de los mayores productores del mundo, solamente nos gana  China, pero no es muy común una sopa hecha en su mayoría con pimientos. He probado gazpachos que llevan pimientos, pero también jitomate y pepinos, sopas de verduras con cuadritos de pimientos, caldos de pollo con arroz y pimientos, pero no una crema de puros pimientos. Hasta que invité a mi familia a comer por el cumpleaños de mi mamá y a ella le encantan los pimientos, así que decidí probar esta crema de pimientos. La hice con pimientos rojos pues son los más dulces, he de confesar que los verdes no me gustan, siempre he pensado que no están maduros y por eso su sabor amargo. Pueden existir variaciones, puedes utilizar distintos pimientos, rojos, amarillos o naranjas, puedes no ponerle crema y dejarla como sopa, simplemente poniéndole más caldo. O puedes hacerla vegetariana utilizando solamente caldo de verduras. Pero si no tienes problema ni con la crema ni con el caldo de pollo te recomiendo que la prepares tal cual está escrita. Quedó deliciosa.

Es difícil decorar esta sopa pues la decoración se va al fondo del platón, por eso decoré los platos, con tiras de pimientos rojos asados y hojas de albahaca.

 

Crema de Pimientos Rojos

6 porciones

Ingredientes:
1 cucharada de aceite de oliva
1 cebolla blanca mediana, picada
2 dientes de ajo, picados
1 cucharada de tomillo fresco picado
5 tazas de caldo de verduras o de pollo
1 1/2 kg. de pimientos rojos, asados, pelados y sin semillas
1 cucharada de vinagre de jerez
1 taza de crema espesa para batir
1/4 cucharadita de pimienta de cayena
Sal
Pimienta negra recién molida

Hojitas de albahaca para decorar

Preparación:
  1. En una olla grande calentar el aceite de oliva a fuego medio alto y saltear la cebolla hasta que esté transparente. Agregar el ajo y el tomillo y cocinar por tres minutos más.
  2. Reservar un pimiento para la decoración y añadir el resto a la olla junto con el caldo de pollo o de verduras. Sazonar con sal y pimienta. Tapar y cocinar a fuego medio bajo por 20 minutos.
  3. Moler la sopa en una licuadora por tandas y regresar la sopa a la olla. Agregar el vinagre de jerez, la crema y la pimienta de cayena y rectificar la sazón. Recalentar antes de servir.
  4. Para decorar los platos poner tres tiras delgadas de pimientos y unas hojitas de albahaca en el fondo de cada plato sopero.

Crema de Papa y Alcachofa

Mi abuelo Ricardo decía que nada le gustaba más que una rica sopa y para él la comida no estaba completa si no había sopa. En mi casa ha sido la manera más fácil de que mis hijas coman verduras y puedo decir que entre sus sopas favoritas están la de chícharos, la de verduras y la de champiñones. Ahora que entre las mías está la de alcachofa y una de las mejores que he comido pone en riesgo mi licuadora pues hay que moler las alcachofas ya cocidas pero con todas la hojas y son muy fibrosas. Tratando de buscar un cambio a esta receta preparé una sopa con alcachofas de lata y un poco de papa para darle más consistencia.

Como toda buena sopa puede ser un rico comienzo para estas celebraciones que vienen y también para los días de frío que el empezar la comida con una sopa caliente nos hace sentir apapachados.

 

Crema de Papa y Alcachofa

6 porciones

Ingredientes:
4 latas de alcachofas (fondos o centros)
1 poro
2 papas medianas, peladas
2 cucharadas de mantequilla
¼ taza de vino blanco seco
2 hojas de laurel
2 ramitas de perejil
3 tazas de caldo de pollo
2 tazas de leche
2 cucharadas de crema
½ cucharadita de tomillo seco
Sal
Pimienta negra recién molida

 

Preparación:

  1. Escurrir las alcachofas sobre un colador y después licuarlas con una taza del caldo de pollo. Pasar la mezcla por un colador para obtener un puré.
  2. Lavar el poro muy bien y picarlo finamente; rallar las papas. En una olla grande se derrite la mantequilla y se saltea el poro y las papas ralladas por 10 minutos hasta que el poro se suavice y las papas tengan una apariencia brillante. Se agrega el vino blanco, el puré de alcachofas, el caldo de pollo junto con las hojas de laurel y las ramitas de perejil. Sazonar con sal y pimenta. Hervir por 10 minutos más. Se agrega la leche y una vez que vuelve a hervir se retira del fuego. Retirar las hojas de laurel y las ramitas de perejil.
  3. Una vez que la sopa se enfrió ligeramente se muele en la licuadora junto con la crema y el tomillo seco. Regresar la sopa a la olla, rectificar la sazón y calentar hasta el momento de servir.